El Barcelona se destruye sin ayuda de nadie, por @gontzalh

“El Barcelona peca de ser un poco autodestructivo”. No le faltaba razón a Javier Mascherano, que en tres años ha sido capaz de detectar un mal que siempre ha caracterizado al conjunto catalán: la capacidad para desintegrarse a sí mismo sin ayuda de nadie.

Esa facilidad histórica para caer en disputas internas no cesó ni siquiera en los años más gloriosos de Joan Laporta y Pep Guardiola, aunque jamás llegaron a arruinar el excelente proyecto deportivo que ambos impulsaron, y que llevó al conjunto a recibir el reconocimiento del mundo entero como uno de los mejores de la historia.

Es ahora, con Sandro Rosell en la presidencia, cuando parece que todo lo edificado anteriormente se desmorona a una velocidad de vértigo, una historia ya conocida para la afición, muchas veces dividida, pero que está vez se torna en más frustrante, ya que lo que está en juego es poner fin a una etapa que puede que nunca se vaya repetir.

Claro que quizá sea injusto decir que Rosell es el único culpable del asunto, pero el presidente catalán, que asumió a bombo y platillo el cargo, tropieza una y otra vez y de paso, hace más grande a su rival, un Laporta que podría volver a llevar la nave alzugrana más pronto que tarde. Ese empeño en intentar desprestigiar la legislatura anterior, brillante en muchísimos aspectos, es lo que ahora paga el Barça, amén de varias decisiones cuestionables.

El mencionado Laporta, Cruyff, Guardiola y ahora Abidal. Cuatro figuras importantes en la historia del club que no han tenido ningún reparo en criticar al actual mandatario. La última declaración, la más dolorosa, ha sido la del francés, que asegura que el Barcelona no le pagó cuando estuvo enfermo y encima añade que con Guardiola, que cada día parece más claro que se fue por el presidente, no hubiera pasado nada de esto.

Un golpe directo al estomago de Rosell que desmiente con la boca pequeña un relato que difícilmente puede ser inventado. Por el medio, Qatar Airways sustituyó a Unicef, los Boixos volvieron al Camp Nou y aparecen presuntas irregularidades en los negocios del presidente en Brasil. Una gestión humana muy lejana de lo que exige el Barcelona y que ha provocado una guerra interna que va camino de destruir el club. Sin ayuda de terceros.

 

@gontzalh

 

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El Athletic ofrecerá 100 millones más jugador por Griezmann al FC Barcelona
Darwin Núñez el jugador de segunda división que será el mejor del mundo
Espectadora irresponsable en ¡Ahora caigo! mete en un lío a Arturo Valls