El barcelonismo confía en Messi