Con la baja confianza del presente, la posible llegada de Neymar le caería como balde de agua fría al francés

El secretario técnico del FC Barcelona acaba de entregar unas declaraciones bastante escuetas a uno de los medios más importantes del país. Allí, y sin dudarlo mucho, ha afirmado que el verano volverá a ser una ventana muy inquietante para el club, en donde buscarán de nuevo hacerse con Neymar pese a todo lo que ha rodeado tan siquiera ponerlo en la lista de preferencias. Malas noticias para Grizzy, que con esto tendría una seria amenaza de salida de aquí al verano próximo.

Todavía hay detractores, incluso al interno. Neymar ha dejado botado al club en el 2017, ha dejado por el piso a su presidente y ahora gatea la chance de regresar. Pero es un jugador top según Abidal, por el que intentarán acercarlo desde el punto de vista empresarial. Ya lo económico se estudia, ese es un tema al que se le debe dar la importancia necesaria en su momento.

Antoine Griezmann

Los parisinos complicaron durante el verano pasado los tratos, pidieron cifras estrafalarias y dilataron un proceso que el mismo jugador estaba pidiendo. Ellos al final saben que Neymar no está a gusto en París, que está buscando una chance con su ex equipo, pero para concretarlo primero se deben alinear muchas cosas.

Neymar es un jugador con filosofía culé

No es un secreto, gusta porque conoce el entorno, tiene una buena relación con las vacas sagradas del equipo, y porque tiene esa magia que a Messi parece agotársele. A todo esto el mismo Abidal le ha ponderado el hecho de negociar y hablar, no quiere que las relaciones entre instituciones sigan por el mal camino, una vez el mismo jugador se dirija a la FIFA para concertar un valor final tras su rebelión.

Las estrategias están a la orden del día, y como se ha dejado ver, Neymar no es el único jugador con alternativas. El directivo ahora mismo está en la línea de conseguir jugadores jóvenes que le permitan estirar sus proyectos a futuro, pues casos como los de Frenkie de Jong, Arthur, Lenglet, Malcom y hasta Todibo son la fiel muestra. En su departamento han hecho un trabajo a consciencia, y más allá que salga bien o no, la labor se ha cumplido con creces.

Neymar Jr

A Griezmann las chances se le están agotando, y eso que recién llega al club. No juega, y cuando juega no es influyente, caso extremo que tiene en seria preocupación a la directiva, que acaba de pagar 120 kilos al Atlético por su pase. Un llamado de atención, solo depende de él, y de Valverde por supuesto, quien deberá encontrarle el espacio perfecto para que pueda explotar sus capacidades de acuerdo a las exigencias.