Tanto Real Madrid como FC Barcelona comparten un mal endémico que no se ajusta a la realidad de sus fichajes

Los dos grandes transatlánticos del fútbol mundial, Real Madrid y FC Barcelona, atraviesan una época de constantes críticas. No han dejado de ganar ninguno de los dos, pero a menudo dan bandazos importantes en cuanto a la planificación de fichajes. Muchas veces fichan para acallar críticas, o en respuesta al eterno rival.

Porque siempre hay que tener en cuenta al eterno rival. Por ejemplo, hace dos temporadas, el FC Barcelona levantó Liga y Copa del Rey. Pero la temporada fue mala porque el Real Madrid conquistó la Champions League. En fichajes, el Real Madrid, por ejemplo, fichó a Dani Ceballos cuando lo quería el FC Barcelona. Y el de Utrera ha terminado en el Arsenal.

Real Madrid – FC Barcelona

Pero donde son un quiero y no puedo en es la gestión de los jóvenes. Los dos clubes de mueven a la perfección en el mercado. Al Real Madrid han llegado Kubo, Brahim, Rodrygo, Vinicius… Y al FC Barcelona Arthur, De Jong, además del salto al primer equipo de Riqui Puig o Carles Aleñá, una generación de jóvenes para dominar Europa.

Sin embargo, el problema principal tanto de FC Barcelona como de Real Madrid está en la distinta visión del club y del entrenador. Porque para Zidane y Valverde, los jugadores jóvenes no cuentan. Son entrenadores clásicos, conservadores, que prefieren morir con las vacas sagradas antes que arriesgar a probar cosas nuevas. Pero mientras los clubes siguen fichando juventud. Incongruencias de la vida.