La antigua venta de Villa al Atlético puede ‘colocar’ a un crack colchonero en Barcelona

Cuando el Atlético de Madrid fichó a David Villa, procedente del Barcelona en 2013, por únicamente cinco millones, muchos vieron la operación como uno de los chollos del mercado. Por su parte eran muchos los que en la Ciudad Condal no entendía la razón por la que el club había prácticamente regalado a un jugador de calidad por el que habían pagado 45 millones de euros tres años antes. Sin embargo, ese traspaso incluya varias clausulas que pueden hacer que hoy en día esa operación sea netamente beneficiosa para el conjunto azulgrana.

Villa llegó por sorpresa al Atlético de Madrid. |Agencias.

Y es que además de los cinco millones, el contrato contemplaba los derechos de preferencia por varios canteranos, entre ellos los de Saúl Ñíguez, quien está siendo pretendido por varios grandes del fútbol europeo. Aprovechando que el Barcelona tiene el derecho de tanto sobre el futbolista, bastaría con igualar cualquier oferta que realicen por él para colocarse en cabeza por hacerse con sus servicios. El problema es que la directiva no quiere pagar los 45 millones de euros, los estipulado en su clausula de rescisión, que pide el Atlético de Madrid para dejar escapar al jugador. La operación se esfumaría por completo en caso de que, tal y como busca el conjunto colchonero, se firme una ampliación de su contrtato. De momento esas negociaciones parecen haberse enquistado ante las altas pretensiones salariales del propio Sául.

Robin Gosens