La muralla del Milan tiene un pasado agrietado