Las protestas sociales ponen en peligro la continuidad de la Confederaciones