Messi y Ronaldo, pintados a balonazos