Rodri: «Si me da en la mano es sin querer»