El Atlético da un paso enorme para clasificarse para octavos de final de la Champions

Champions League – Jornada 3

Atlético 1
B. Leverkusen 0

Ficha técnica

Atlético: Oblak; Trippier, Felipe, Giménez (Hermoso, 15′), Lodi; Thomas, Herrera, Koke (Morata, 70′), Saúl; Correa (Lemar, 62′), Diego Costa.

Bayer Leverkusen: Hradecky; Weiser, Tah, Sven Bender (Dragovic, 90+2′), Lars Bender; Baumgartlinger, Demirbay (Alario, 84′), Bellarabi, Amiri; Volland, Havertz (Paulinho, 76′).

Goles: 1-0 Morata (78′).

Árbitro: Artur Soares Dias (Portugal). Amonestó a Bellarabi (38′), Koke (54′).

Incidencias: Estadio Metropolitano. Partido correspondiente al Grupo D.

Un gol de Morata en la segunda parte desatascó el partido para un Atlético que dejó muy tocado al Bayer Leverkusen

El Atlético de Madrid sigue paso a paso acercándose a los octavos de final de la Champions. El conjunto rojiblanco se impuso por la mínima al Bayer Leverkusen gracias al tanto de Morata en el último cuarto de hora del partido. El triunfo pone a los pupilos de Diego Pablo Simeone líderes de grupo a la espera de que se juegue duelo entre la Juve y el Lokomotiv de Moscú.


No fue una buena primera parte de los rojiblancos. A pesar de que salieron a morder en los primeros compases, no consiguieron probar a Hradecky. Apenas duró cinco minutos la iniciativa del Atlético y el Bayer ganó metros. Oblak desvió un remate Amiri desde fuera del área. Bellarabi tampoco pudo sacarle rendimiento a un mal remate al que casi llega Baumgartlinger.

Las cosas se le complicaron más a Simeone con la lesión de José María Giménez rondando el cuarto de hora de partido y que forzó el cambio por Mario Hermoso. Nada más reanudarse el juego pudo adelantarse el Atlético con un balón mal controlado por Correa. Tampoco estuvo listo Diego Costa ante otro error en el control, en este caso del guardameta visitante.

Pasaban los minutos y el Atleti se iba apagando y acusando la falta de pegada. Los alemanes tampoco conseguían generar peligro gracias al buen hacer de la defensa colchonera. Con un remate de Lodi a las manos de Hradecky y otro de Thomas a las nubes, el partido llegó al descanso con el empate inicial.

Tras el paso por los vestuarios todo seguía igual. Los locales dominaban el control de balón, pero no tenían ideas para crear peligro. Trippier y sus centros fueron el arma más peligrosa en ataque, pero Diego Costa no conectó bien el cabezazo en el corazón del área. Con la entrada de Lemar, el Atlético metió una marcha más. El ‘Cholo’ aprovechó también para meter a Morata por Koke. Y no le pudo salir mejor este cambio. A poco más de diez minutos del final, Lodi puso un centro anticipado medido para que Morata llegase desde atrás y cabecease al fondo de la red. A partir del gol, los de Simeone se limitaron a defender la ventaja hasta el pitido final.