El proyecto del Sevilla, otra vez contra las cuerdas