El trasvase entre la cantera del Espanyol y del Barça ya es tradición