Tras volverse a romper, el conjunto azulgrana solo piensa en librarse del francés

El futuro de Ousmane Dembélé puede estar lejos del FC Barcelona, sobre todo después de una nueva lesión, esta vez de tres meses, que frena en seco cualquier opción de triunfar en el Camp Nou. El Atlético pretende aprovechar esta situación para atacar las dudas de Guardiola, que lo veía como un plan alternativo a Oyarzabal, de la Real Sociedad.

Nadie discute el barcelonismo de Pep Guardiola. Sin embargo, cuando se trata de trabajar, al técnico catalán le da lo mismo traicionar a su ex equipo si es para fichar alguna pieza potente para el Manchester City. Y es que el equipo inglés está acusando la plaga de lesiones y buscar refuerzos de cara al mercado invernal.

Dembélé

Porque aunque Leroy Sané no era santo de la devoción de Pep Guardiola, su salida al Bayern por 100 millones estaba más que encarrilada. Y era necesario para lanzarse a por un jugador especialista en el desborde. Dembélé era el objetivo prioritario, pero sin vender, el Fair Play financiero les tenía bloqueados.

Guardiola se decanta por Oyarzabal

Ahora, con la nueva ventana cerca de abrirse, Guardiola necesita un jugador desequilibrante en ataque, para rebajar responsabilidades a Sterling y Bernardo Silva. En esa línea, a Guardiola le vuelven loco dos futbolistas de la Liga Santander. Uno juega en la Real Sociedad y otro en su querido FC Barcelona.

El jugador que más seduce a Guardiola es Oyarzabal. El 10 de la Real , por su forma de entender el juego, guarda un generoso parecido con Messi. No tiene posición fija, es preciso en el pase, tiene buen disparo, definición, uno contra uno… Pero el jugador tiene dudas. Quiere garantías porque ahora es fijo en la Selección y no quiere perder ese tren.

Mikel Oyarzabal

Por este motivo, en caso de abandonar la Real Sociedad, el equipo que más le seduce es un Atlético de Madrid donde sí podría encarnar el papel de titular indiscutible. Además, el ejemplo de Griezmann, que juega en su posición y salió de la Real para triunfar en el Atlético, está muy presente en Mikel Oyarzabal. Guardiola estaba cuasi obligado a ir a por Dembélé.

El Atlético optimista tras lesión de Dembélé

Guardiola está convencido de que Ousmane Dembélé es un gran talento en ciernes. Es cierto que en el FC Barcelona, debido a su vida desordenada, no termina de entrar. Pero no hay muchos jugadores capaces de ser igual de profundos por derecha que por izquierda. Que salgan hacia fuera o hacia dentro. Que definan con ambas piernas.

Esa polivalencia cautiva a un entrenador como Pep Guardiola, que ve en Dembélé lo que en su día veía en Sterling. No solo velocidad. De hecho, el jugador inglés ahora tiene una pegada brutal de cara a portería y es el jugador más en forma del Manchester City. Pero la lesión ha terminado por disipar las dudas. Dembélé no irá al City.

Esta circunstancia la pretende aprovechar un Atlético de Madrid que asume que Guardiola pagará la cláusula de Oyarzabal. Pero todavía confían en poder vender a Correa y Lemar por una cantidad elevada de dinero para optar a fichar a precio rebajado a un Dembélé cuyo valor de mercado se ha desplomado. Con una oferta de 70 millones el Barça no tendría más remedio que estudiarlo.