Mascherano acelera pensando en el Bayern