Pep Guardiola, como un turista más por las Ramblas