Roura: “El partido perfecto es el que acaba bien”