Thiago Silva, el fichaje imposible del Barça