El Villarreal aplaude renacer goleador de Luuk de Jong (ganga en Sevilla)

Al Sevilla FC le sobran delanteros, el Villarreal CF presiona

Seguramente nadie esperaba -ni siquiera nuestro siguiente protagonista- estar en una situación como la que vive actualmente. Hablamos de Munas Dabbur, delantero del Sevilla FC que el pasado mes de enero provocó una inversión nada desdeñable de 15 millones de euros. Un jugador de gran talento como ha demostrado en sus anteriores clubes.

Sin embargo, su fichaje se produjo antes de que llegara la gran revolución en el Sevilla FC. El proyecto de Machín se cayó y las apuestas de Caparrós y Arias no tuvieron acierto. Por eso el club tomó la decisión de hacer volver a Monchi. Un Monchi que ha dado un lavado de cara tremendo al club, ha puesto a Lopetegui al frente y ha traído fichajes en consonancia con el nuevo técnico.

De Jong

¿Qué sucede? Que Dabbur no es de este proyecto y desde el principio no ha entrado en los planes. Sin embargo, la insistencia del delantero israelí puede repercutir en el bien del Sevilla FC. Porque el jugador, lejos de enfadarse, decidió seguir en el club y se machaca cada día para hacer cambiar de opinión a Lopetegui.

Una labor complicada viendo que poco a poco van respondiendo Luuk de Jong, killer elegido por Lopetegui, y Chicharito. El holandés dio la victoria ante el Betis, lo que podría repercutir en un cambio de aires de Munas Dabbur, que acecha una oportunidad. Las próximas semanas serán claves para desbloquear esta situación.

En ese sentido, en el Villarreal CF esperan estar atentos a una posible cesión. Porque nadie trabaja de forma desinteresada si no logra resultados. Además, la oferta astronómica que prepara el Betis por Gerard Moreno puede llevar a mayores urgencias al Submarino Amarillo. Dabbur ve con buenos ojos salir.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Sephora arma el taco con la base de maquillaje Pure+ de Maybelline
La odisea de darse de baja de Movistar llega a su máxima dificultad
La desfachatez en la comercialización de Vodafone llega al colmo