Cambio radical del FC Barcelona definido (retroceso de Valverde)

El entrenador del conjunto azulgrana resetea sus ideas para regresar a lo que más confianza le otorga

Ernesto Valverde vuelve, una vez más, a salirse con la suya. Por ello reformulará nuevamente su estilo al frente del FC Barcelona para retroceder a un punto en el que el propio Txingurri se sentía más a gusto. En los últimos partidos se ha empezado a ver y ahora ya no hay marcha atrás. Ante el Atlético quedará definido el cambio de guión.

Es evidente que Valverde trata por todos los medios de ganarse a una afición que no le perdona los destrozos de Roma y Liverpool. Pero también lo hace de forma que no pierda del todo la razón. Ya hemos visto tres intentos de hacer lo que la afición culé demandaba. Todo empezó en San Mamés, donde fue titular Aleñá.

Valverde

En un campo y en unas condiciones que lo normal era lo que finalmente pasó. Aleñá fue cambiado al descanso por Rakitic. Y mejoró el equipo. Luego ha intentado un par de veces poner a Arthur con De Jong. En momento en que el Barcelona como grupo no estaba bien. Y entonces salía Arturo Vidal y mejoraba el equipo también.

Arthur sentenciado

Valverde aprovechó dos partidos más flojos de Arthur y un encontronazo del brasileño con Messi para sacarlo de sus alineaciones. Para disimular, volvió a hacer algo que demandaba cualquier culé. Juntar a Dembélé con Messi, Suárez y Griezmann en un once inicial. Pero lo hace tras parón de selecciones, ante el colista, en un campo pequeño y a las 13:00 horas.

Se veía venir que ese experimento tampoco le iba a salir bien. El Barça sufrió lo indecible en Butarque. El césped estaba excesivamente lento y había muy poco espacio. Se terminó ganando por ímpetu, en dos jugadas a balón parado. Y con todos esos argumentos, Valverde se hizo defitivamente fuerte en el partido más importante hasta la fecha.

Arthur Melo

Llegaba el Dortmund en Champions al Camp Nou, y una derrota complicaba mucho la clasificación. Entonces Valverde volvió a sus orígenes. Rakitic entró junto a Busquets y De Jong. Arthur nuevamente no jugó un solo minuto. Y la motivación que da la Champions a Messi hizo el resto. Se vio el mejor Barcelona de la temporada.

El Wanda, prueba definitiva

Con todos estos argumentos, en los aficionados culés ya se ha instalado la duda. Porque es innegable que Rakitic da solidez al equipo. Libera al tridente de labores defensivas. Y hace que se recupere el balón más cerca de la portería rival. Aunque se vea un fútbol que aburre a cualquier aficionado al fútbol.

Y justo llegan tres choques decisivos antes de Navidad. El primero en el Wanda, ante el Atlético. Ahí se verá definitivamente las ideas de un Valverde que apostará por músculo en el centro del campo. Si el resultado es positivo, cualquier critica a un entrenador que es nadie puede negar lo bien que lee los partidos.

Pero todo culé quisiera ver a todos los cracks a la vez, en un escenario complicado. No en el campo del Leganés. Verlos, por ejemplo en el próximo clásico frente al Real Madrid. Pero Valverde carece de la valentía necesaria para hacer eso. Prefiere resguardarse en el equilibrio. Así lleva dos largas temporadas en Can Barça.

limpieza Barcelona