No se va, es el mensaje que ha dado la directiva y todas sus divisiones de cara a este mercado de invierno que recién pretende asomarse

Riqui Puig es uno de los grandes proyectos que tiene sembrado en la mente del aficionado el FC Barcelona. Después de Xavi Hernández e Iniesta no salió nadie a reclamar el lugar, y ahora con la presencia de este juvenil canterano, la ilusión parece haber retornado. Es el clásico mediocentro de manejo, visión y gran implementación del estilo de juego del club, valores muy certeros para ganarse un espacio en las consideraciones de Valverde o el que esté al mando del equipo en su momento.

Ha pasado todas las etapas formativas, el conducto regular a pleno en lo que respecta a su trasegar dentro de la institución. En el último juego preparatorio ha resaltado, se ha llevado los aplausos de los asistentes a Cartagena, y ha demostrado una vez más su calidad y buen pie. Sin embargo, viene pidiendo mayor protagonismo en la plantilla principal, y lo ha manifestado a ciertos medios de comunicación.

Riqui Puig

Este hecho no pasado desapercibido, encendió las alarmas y hasta logró dividir la cúpula. Por un lado, estaban quienes apoyaban su idea de marcharse para ganar experiencia, del otro sus admiradores, quienes no se contemplan un movimiento tal como ese. Al final, se ha llegado a un acuerdo, y es no permitir su salida, aunque eso cueste movimientos drásticos al interior del equipo.

Valverde tiene el control en sus manos; la Copa del Rey su mejor plataforma

Tan evidente entender que es el futuro del club lo tiene que interiorizar desde su postura de mando, y para ello sus decisiones paran a ser fundamentales. El comienzo de las etapas en la Copa se antojan la mejor manera de lograrlo. Valverde tiene la orden de darle movimiento a Riqui Puig, quien no ha tenido muchas alternativas debido principalmente a la lucha feroz en la zona que tienen los más grandes.

Es una clara muestra de solidaridad a quien le tienen toda la esperanza puesta a futuro. Desde el punto de vista proyección ha superado incluso a Carles Aleñá, y con tan solo 20 años, es ya una de las joyas que quieren empezar a soltar en la recta final de esta temporada. Bartomeu, Valverde y los demás directivos, nadie quiere que se vaya y con este espaldarazo tal parece el mismo protagonista parece cambiar de semblante.

Ernesto Valverde
Ernesto Valverde

La única manera viable para que esto se tuerza es que el mismo jugador salga a los medios y lo ratifique, de ese modo no habrá otra que sentarse a dialogar y acordar los pasos a seguir. Pero eso parece no sucederá, Riqui Puig tiene la pinta, el fútbol y las ganas de ganarse un lugar de privilegio donde han estado sus referentes.