La difícil consolidación de Patric Gabarrón