Las estadísticas son otro motivo para la esperanza en la UDA