Mourinho, Casillas y la manifestación