Salir de uno de los mejores del mundo a un precio irrisorio ha sido todo un viacrucis que ha levantado la polémica de los pesos pesados

Al FC Barcelona le ha costado demasiado hacer frente a las nuevas dinámicas de contrataciones del mercado. En primer lugar porque la directiva no ha entregado las mejores sensaciones entre los ojos del mundo, y en segundo porque a sus activos y afición les cuesta creer en la gestión llevada a cabo hasta el momento.

Lo último ha sido lo de Philippe Coutinho, un jugador que se ha marchado al comienzo de esta campaña a manera de cedido al Bayern de Múnich. En Alemania ha tenido continuidad, ha podido ir reivindicando el estatus con el cual llegó desde Liverpool aunque su fútbol de momento no sea recíproco con todas las tapas de los diarios en las cuales se estampa su nombre.

Gerard Piqué

En Barcelona están renuentes a eso, quieren salir de él y están pensando rotundamente en venderle. El tema y el mayor problema es el valor de su pase, que según las últimas fuentes se trataría de un valor cercano a los 50 millones de euros, cifra que ha hecho enojar a baluartes como Gerard Piqué y Lionel Messi desde el momento en el cual se han enterado.

A Coutinho no se le puede vender tan barato, es la sensación general

En eso han estado todos muy coordinados, se sabe que la necesidad primaria es recaudar fondos para hacer frente a la operación Neymar, pero no se pueden descuidar otros frentes como las salidas. Cedidos, descartes y los que sencillamente no han estado a tono, de todos ellos tiene que salir el grueso económico. Sin embargo, han dejado ver su descontento; no les gusta lo que ven.

La cabeza más visible es la de Messi, pero ha sido el defensor central el que ha tomado la vocería. Lo estarían vendiendo por una tercera parte de lo que ha costado realmente, a un jugador de su nivel y prestigio sería todo un descalabro. Bayern por su parte tiene todo decidido, si ese valor fuera lanzado oficialmente lo tomarían, en eso son expertos y unos grandes reclutadores.

Philippe Coutinho

Con Ansu Fati explotando como lo ha hecho hasta ahora habrían motivos de sobra para estar pensando en positivo, pero es que el club ha invertido y ha recibido muy poco a cambio. Los peces gordos le han hecho saber a la directiva su pensamiento, y esperan que en lo que resta de campaña la situación sea manejada de una forma más abierta y transparente, priorizando el trabajo a futuro, porque entre otras cosas los grandes retos se vienen de cerca, los reemplazos de Messi y Suárez en el frente de ataque.