Rojo: “Pedro fue providencial”