El Athletic ya no es la casa de Fernando llorente

Todos los factores que rodean la posible vuelta de Fernando Llorente al Athletic de Bilbao

 

Opinión.- Fernando Llorente y su posible regreso al Athletic de Bilbao. ¿Una locura? Aunque lo parezca, cada vez hay más argumentos a favor del retorno del espigado delantero a enfundarse la camiseta rojiblanca.

Otra cosa es que sea algo moralmente aceptable. Recapitulemos. En pleno apogeo, cuando nadie dudada de quién era el verdadero ‘Rey León’, el Athletic le ofreció un contrato de cinco años a razón de 3,5 millones limpios.

Tras muchos nombres, finalmente Llorente terminó declinando la oferta del Athletic para firmar por la Juventus. Por bastante menos dinero. En su momento se dijo en los mentideros que se iba para poder asegurar una comisión para su hermano.

Llorente Athletic

Las cosas se hicieron mal, muy mal. Por ese motivo, la afición de San Mamés no guarda el mejor de los recuerdos. Es más, es probable que, de volver al Athletic, Llorente fuese pitado por la mitad del estadio en sus primeros partidos.

Aún con todo, Fernando quiere volver:

“El Athletic es mi casa, si recibiese una oferta la aceptaría sin dudar”. No se sabe muy bien si es una actitud ingenua, suicida, valiente, o simplemente se arrepiente de sus actos pasados. Todo el mundo merece una segunda oportunidad si pide perdón.

El golpe de efecto de Urrutia para ganar las elecciones del Athletic

Máxime siendo un delantero del nivel que todavía atesora Fernando Llorente. Sería un fichaje muy a tener en cuenta. Además, termina contrato el próximo 30 de junio, por lo que llegaría libre. Urrutia ya se ha pronunciado, pero, ¿será el arma de alguna otra candidatura en las próximas elecciones a la presidencia del Athletic?

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Tropezón inesperado en Servir y proteger retrasa a Quintero (avance)
Doctor experto en La Sexta Noche lanza terrible vaticinio
Pasapalabra inmerso en bucle infinito que ni Pablo puede resolver